Blog

El miedo al miedo

Todas las personas hemos sentido ansiedad en algún momento de nuestra vida. Se trata de una reacción normal de nuestro organismo ante una situación que valoramos como peligrosa. Cuando esto sucede, nuestro cuerpo reacciona generando una serie de síntomas físicos como taquicardias, hiperventilación, tensión muscular… con la finalidad de poder reaccionar rápido ante “esas exigencias del entorno”.

Unos niveles moderados de esta emoción tienen un efecto beneficioso, pues facilitan un mejor desempeño de ciertas actividades. Por esta razón se la considera como una respuesta adaptativa.

Pero si estos niveles de ansiedad son elevados y duraderos, entonces si puede tener unas repercusiones negativas en nuestra calidad de vida. Puede derivar en una depresión, abuso de medicamentos tranquilizantes, bajo rendimiento académico o laboral, aislamiento social…

La persona termina estando en un estado de alerta permanente por miedo a sentir esos síntomas físicos y por la creencia de que ese malestar le puede provocar una perdida de control. Cuando esto sucede, hablamos de miedo al miedo, que es la base del Trastorno de Pánico.

¿Por qué sucede esto?

Como he comentado antes, la respuesta de ansiedad se activa cuando valoramos una situación como ¨peligrosa¨, por lo tanto, nuestros pensamientos, es decir, nuestra forma de interpretar las cosas, es la responsable de que mis niveles de ansiedad aumenten o no. El organismo responde a la orden de peligro que le enviemos tanto si es objetiva como subjetiva, responderá de igual manera.

Este tipo de síntomas no nos asustan cuando comprendemos la reacción de nuestro cuerpo, es decir, si ha sucedido algo que me ha asustado, entiendo que esta reacción fisiológica responde a una reacción de mi cuerpo a ese estímulo.

Sin embargo, cuando nos cuesta identificar correctamente el estímulo que lo genera, es cuando nos sentimos vulnerables.

La esencia del miedo al miedo es que la persona teme que los síntomas inofensivos de la ansiedad (palpitaciones, hiperventilación, temblores, …) sean una ¨señal¨ de un miedo real. La interpretación catastrófica de esos síntomas genera un estado de miedo que provoca, de manera natural, que dichos síntomas aumenten de intensidad. Al final, se genera un circulo vicioso: ¨tengo miedo a estar mal y esto me provoca una respuesta de ansiedad¨.

Trastorno de Pánico

Cuando se desarrolla un trastorno de pánico por la experiencia repetida de crisis de ansiedad, es frecuente la asociación de estos síntomas con determinados lugares. Esta es una de las causas de la agorafobia, la persona empieza a coger miedo a ir a determinados lugares porque anticipa que va a estar mal y que no va a ser capaz de aguantarlo. Intentará evitar esas sensaciones y huir de ellas cuando aparezcan. Se trata de un círculo vicioso en el que la persona, además, concluye que, gracias a sus medidas de ¨protección¨ no le ha terminado pasado nada.

¿Qué puedo hacer si sufro trastorno de pánico?

  • No te centres en el síntoma. Recuerda que la respuesta de ansiedad es una respuesta adaptativa de nuestro organismo.
  • Dirige la atención en otra cosa, en lo que vas a hacer, …
  • Procura no evitar situaciones, comienza por aquellas que te resulten más fáciles.
  • Refuérzate. Valora lo que haces, te ayudará a creer más en ti.
  • Identifica qué es lo que hace que te produce ansiedad (a parte del síntoma).
  • Realiza deporte.
  • Practica ejercicios de relajación.
Cuando esto no es suficiente, la persona necesita ayuda de un psicólogo. Y es importante que este psicólogo esté especializado en este tipo de trastorno.

La terapia Cognitivo-Conductual ofrece buenos resultados y es, actualmente, la que mejor reconocimiento tiene por parte de la OMS.

Este tipo de terapia enseñará a la persona a manejar los síntomas de ansiedad, a eliminar el miedo a que aparezcan, a identificar las causas de origen de su trastorno de ansiedad y a desarrollar otro estilo de comportamiento para que no le vuelva a ocurrir.

Es importante no dejarlo pasar, el tiempo solo conseguirá que el miedo al miedo se haga más fuerte y condicione tu comportamiento y tu forma de vida.


Fotografía de Callie Gibson en Unsplash

28 febrero, 2020 Ansiedad, autoconocimiento, Fobias , ,

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.