Blog

Consejos para minimizar los efectos del cambio de hora

Se tiene constancia de que algunas civilizaciones antiguas como la egipcia o la romana, ajustaban sus actividades diarias a los cambios de luz estacionales.

Sin embargo, el cambio estacional de hora se comenzó a desarrollar a finales del siglo XIX y principios del siglo XX debido a que el entomólogo neozelandés George Hudson y el constructor británico William Willett comenzaron a presentar artículos en los que planteaban los beneficios económicos del cambio horario. Sus propuestas, aunque fueron bien recibidas, no fue hasta la Primera Guerra Mundial cuando, dicho cambio, se aplicó de manera generalizada, la primera en aplicarlo fue Alemania en 1916 y posteriormente, le siguieron muchos países.

Actualmente todos los países de la Unión Europea están obligados a cambiar la hora a la vez para así, evitar desfases entre los países miembros. Sin embargo, desde hace años, son muchas las voces las que están pidiendo que se deje de aplicar dicho cambio porque el ahorro energético no es tal como se pensaba y, en cambio, los efectos en nuestro ritmo circadiano, si parece que tiene su efecto.

Efectos del cambio de hora

Cuando cambiamos la hora, aunque nos despertemos a la misma hora de siempre, nuestro organismo si notará que dormimos una hora de más o de menos, por lo que se producirá una pequeña desadaptación que puede provocar síntomas similares a los de jet lag: cansancio general, somnolencia durante el día, fatiga. Estos síntomas, suelen durar unos tres días, sin embargo, los bebés, las personas mayores o con patologías como; migraña, epilepsia o deterioro cognitivo, suelen ser más sensibles a estos cambios y los pueden vivir de manera más intensa.

El último fin de semana de octubre, vamos a atrasar una hora nuestro reloj, si te suele afectar este cambio, puedes seguir estos consejos para minimizar los efectos que te provoca.
  • Prepárate para el cambio: unos días antes puedes levantarte y acostarte unos quince minutos antes o más tarde ( según sea el caso). De esta manera, nuestro organismo se irá adaptando a este cambio de manera menos brusca.
  • Horario de las comidas: al igual que con el sueño, unos días antes, vete atrasando o adelantando, según sea el caso, el horario de las comidas también.
  • Reduce la actividad durante el fin de semana del cambio horario. De esta forma, acumularemos menos cansancio.
  • Evita la siesta durante unos días si estás acostumbrad@ a ella.
  • Realiza ejercicio físico moderado y, preferentemente, por las mañanas.
  • Utiliza de manera moderada los dispositivos electrónicos durante los días previos al cambio como en los días posteriores.
  • Modera el consumo de bebidas estimulantes durante estos días.
  • No recurras a la medicación para dormir. los efectos del cambio en el sueño duraran pocos días.

En general, los efectos del cambio de hora, suelen durar pocos días pero si observas que se están alargando en el tiempo, seria conveniente que lo consultaras con un profesional de la psicología, para que no interfiera en tus hábitos de sueño y provoque un problema de insomnio.

23 octubre, 2020 Autoconocimiento, Bienestar, Insomnio

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.